Se logra un subcampeonato en una competición con tintes andaluces, únicamente superados por el equipo vecino de Nerja.

Iba a ser una mañana complicada para los intereses del Surco Lucena. En una competición sin más público que los propios atletas, marcado por la pandemia mundial que se está viviendo, hubo que adaptarse a la situación lo mejor posible, incluyendo al sol de Madrid de septiembre, otro compañero de viaje que se quiso unir a la fiesta.

Estadio de Vallehermoso

Con el horario y el ímpetu de los atletas del equipo, se dio inicio a la competición a las 10:30, con la prueba de lanzamiento de martillo, con Alejandro Castaño lanzando el artefacto a 52.27 metros para lograr un quinto puesto. Más o menos a la misma hora se disputaba la pértiga, con José Huertos quedando en séptima posición. Parecía que no iban a ir bien la cosas para los intereses andaluces, pero nada más lejos de la realidad. En las otras dos pruebas que se estaban realizando se lograron resultados muy halagüeños que daban la vuelta a la tortilla. El joven Pablo Pastor lograba una cuarta plaza en la prueba de 5000 metros marcha, mientras que Ignacio Torres, tras tres saltos nulos, granaba la longitud encadenando dos saltos sobre 7 metros. Un inicio de la jornada que iba a ser muy representativo de lo que venía.

El calor aumentaba en la pista, tanto por el sol como por la competitividad que había en cada prueba, peleando por todos los puntos posibles. En el lanzamiento de peso, Jaime Raja conseguía otros cuatro, con un quinto puesto, idéntico resultado que lograba Mario Mirabel en la prueba de los 3000 metros lisos. Algo más rezagado quedaba Alexey Chivas, que solo podía ser séptimo en la prueba de lanzamiento de disco y remontaban unos pocos puntos Javier Delgado con su cuarto puesto en altura y Enric Piñera siendo tercero en la prueba de 400 metros vallas.

Mario Maribel

Con el marcador parcial tras 9 eventos marcando un quinto puesto general, tocó remar a contracorriente. Y de eso se fueron encargando todos los atletas que iban saltando a las diferentes pruebas. En el 400 metros lisos, tras una prueba de altísimo nivel, Marc Orozco era sexto y en la siguiente prueba, las dos vueltas al anillo, Fran Ramírez lograba la tercera plaza en un final muy apretado, plaza que era mejorada por Carlos Martín en el triple salto, siendo segundo de su prueba. Seguían los altibajos de todos los equipos, lo que a la larga iba a beneficiar a los intereses del Surco Lucena. En el 200, Sergio Rodríguez era cuarto, mientras que en la jabalina, Alberto Sánchez quedaba octavo y tanto en el 110 metros vallas y 100 metros lisos, Javier López y Óscar Izquierdo eran terceros. Una montaña rusa de resultados que llegaba su parte más alta con Pablo Sánchez, ganando la prueba de 1500 metros lisos tras leer perfectamente la estrategia de sus rivales y el presidente del equipo, Diego de la Fuente, dando ejemplo y quedando en tercera posición en el 3000 metros obstáculos.

Se llegaba a los relevos y la tensión por el subcampeonato estaba servida. Tras el segundo puesto del relevo corto, el 4×100, equipo formado por Arturo Lamela, Javier López, Sergio Rodríguez y Óscar Izquierdo, el Surco Lucena se encontraba a dos puntos de la tercera plaza. Había que ganar al cuarteto del Tenerife Cajacanarias, y además, sacándoles al menos tres puntos, ya que el empate a puntos les daba la plaza al equipo tinerfeño. Pues Sergio Díaz del Campo, Marc Orozco, Enric Piñera y Pablo Sánchez se pusieron el mono de trabajo y lograron ser segundos de la prueba, ganar al Tenerife y además, sacando 4 puntos de ventaja, lo que daba el subcampeonato al Surco Lucena.

Entrega entre Sergio y Marc

Finaliza así la División de Honor en este año tan atípico, que todos estamos deseando dejar pasar, logrando el trofeo que acredita al Surco Lucena como segundo mejor equipo de la Copa Plata. Felicitar a los atletas del Nerja por lograr ser los campeones, casi desde inicio de la jornada. Y sobre todo, felicitar a los atletas que, como cada competición, se dejan todo lo que tienen para mantener alto el listón y el espíritu del Surco Lucena, que año tras año ve como sus proyectos van cumpliendo los objetivos marcados.